“Una rosa entre sus brazos” E-mail
Lunes, 17 de Septiembre de 2012

Los nervios de un nuevo encuentro ante Ti me hicieron despertar ayer domingo con una sonrisa distinta en mi cara. Al abrir los ojos abandoné entre mis sábanas al sueño que en esos momentos envolvía mi piel, y junto al frío que se colaba inquieto por la ventana me fui vistiendo para ir a verte.

 

Al llegar a ese jardín en que se convierte cada mañana de septiembre tu plazoleta, todas las flores y palmeras de aquel lugar añejo coloreaban con sus aromas sus nervios e inquietudes, pues este año se habían propuesto robarte la pena que a cada segundo te va martirizando.

Llevaban meses con esa idea rondándoles la cabeza. Lo habían hablado con las palomas, con los adoquines y con las sombras; la luna y las estrellas fueron cómplices de aquel secreto, y el mismo aire, ese que juguetea con los caprichos de tus alfileres, desveló el recorrido que ibas a seguir.

Se sentían fuertes en sus intenciones, querían compartir con la Madre de Dios ese escarnio que supone ver cada día la muerte de un hijo, deseaban aliviar la pena, anhelaban tu descanso, pero al franquear tu dolor el dintel de aquella humillada capilla, todo se les vino abajo, como un castillo de naipes entre las manos de un niño, dejando un escalofrío tibio recorrer sus miradas al no poder levantarlas cuando pasaste a su vera.

Al dejar atrás aquel jardín de piedras y bancos, giré la cabeza hacia esa plazoleta donde se esconden las lágrimas, donde se forjan las promesas, donde nacen las quimeras, y al meter mi hombro maltrecho sobre tu paso salpicado de plata, lo entendí todo.

Así, pude entender que ese dolor que sufres en silencio, es sólo tuyo; que esa piel que a tiras te van descosiendo de tu alma, es solo tuya; que esa tristeza adosada a los tiempos, sólo Tu la conoces; que te duelen más el rencor y el odio que el filo de los cuchillos, que darías hasta tu última gota de sangre por volver a parir sin dolor al que arrebataron de tus entrañas, y entendí, cuando las fuerzas empezaron a flaquear, lo que aquel jardín asumió con resignación, pues la rosa que sostienes entre tus brazos, si alguien osara arrancártela, haría que el cielo volviera a rasgarse, que la tierra de nuevo temblara, y que los latidos de tu corazón -y el mío-, carecieran de sentido.

Alberto Espinosa

 

En los próximos días

Comida de Feria

13 de Mayo a las 15:00 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar