"Cortejos" E-mail
Miércoles, 03 de Octubre de 2012

Por David Puerto.
02/10/2012

Dicen que el rostro de cada persona es el espejo del alma. Algunos pueden disimularlo más y otros menos, pero en definitiva acabamos dando pistas sobre el estado de uno u otro por dentro. Algo así pasa con los cortejos procesionales de las Hermandades, cofradías y agrupaciones de nuestra ciudad. Y es que hay que pensar en cuántos somos en realidad y en si es necesario salir a la calle por dar un testimonio de fe o, por no perder tradición de salir a darse una vuelta con un pasito. Sin acritud. Es una reflexión. No me malinterpreten cuando hago esta referencia. Quizás pueden existir otros motivos. Pero algunos cortejos procesionales de corporaciones debieran plantear si merece la pena salir a la calle. Porque sí, el titular puede ser muy bonito, las flores muy bien puestas, la Sagrada Imagen una gran talla, e incluso el paso puede resultar de lo más interesante. Pero un cortejo vacío transmite una Hermandad sin hermanos, sin vida, en resumidas cuentas, vacía. Y uno que es hermano de cofradías y viviente en las mismas, no consigo entender el significado que  deben darle aquellos hermanos a sus respectivas Hermandades cuando llega el día de la salida procesional y no salen. O, salen pero con una medalla por fuera del cortejo. Sin luz que ilumine el camino, sin una insignia que lo represente, sin un hombro que arrimar para cargarlo o sin una cruz, en el caso de Semana Santa, que le haga sentir profundamente la penitencia. No es de recibo un cortejo con 10 hermanos de luz. ¡DIEZ!. Y dos cuadrillas en su paso y una banda de 70 componentes.

La verdadera chispa de todo esto es que las hermandades en cambio sí se toman en serio los cortejos. Sino, explíquenme ustedes porque una cofradía en Carrera Oficial ensancha tanto el espacio entre un nazareno y otro para que la cofradía ocupe más espacio. En cambio, otras cofradías como Humildad y Paciencia van poco menos de 100 pero juntos y elegante. Porque si somos los que somos, ¿para qué hacer parecer otra cosa?. Será cuestión de gustos.

Seremos algunos cofrades, quizás demasiado quisquillosos para alcanzar el significado que le dan estos hermanos a sus cofradías. Que los tendrán, muchos de ellos, no tengo la menor duda, pero otros muchos siguen asistiendo de esta forma tan particular a sus actos cofrades. Por no hablar de su presencia en los cultos. Iglesias vacías a la hora de asistir a los cultos de sus Sagrados Titulares. La esencia de las Hermandades, la Iglesia, germen de toda corporación cristiana. Y aún así, siguen estando vacías como si esto no fuera con ellos. Esto es tema en profundidad para otro artículo en El Inciensario.

Yo entiendo las cofradías como una vida al año en las Hermandades. Hay quien puede ir más. Hay quien puede menos. Pero a los actos puntuales como los cultos y las salidas procesionales no se puede faltar. Si no, algo falla.

Tampoco marchan bien, aquellas cofradías que tienen en su haber más de 90 costaleros para un paso de 30, y en cambio, no llega a 50 nazarenos en sus filas. Y el que dice nazarenos, dice hermanos de luz, acompañantes, miembros del cortejo en definitiva.

Y gran culpa de ello lo tienen las Hermandades. Pocas son las que miran por el nazareno. Y este conjunto, es el alma de la cofradía en la calle. No hay que descuidar al nazareno, al penitente que espera con ilusión ese Lunes Santo, Martes Santo, o el día que salga su cofradía. A veces, se anda poco y se para mucho. Los pasos caminan sin mirar por los que hacen la verdadera penitencia. Porque ser costalero ya no es lo que era (esto es otro tema del que hablar). Los penitentes. aquellos que caminan dando el testimonio de fe, con el rostro tapado y en silencio.

La Hermandad del Soberano Poder es una de las que más mira por sus hermanos nazarenos. Desde que fue erigida como cofradía y hace Estación de Penitencia a la Santa Iglesia Catedral, digno es de contemplar como hay un sacerdote confesando a los nazarenos, y como existen puntos de avituallamiento con agua y comida para los mismos por el largo recorrido que tienen. A esta idea se han sumado cofradías lejanas como las Viñas, que también dispone de estos puntos de avituallamiento.

En conclusión, los cortejos son parte viva de la Hermandad, en ellos debería basarse una salida procesional y por ellos se tiene que mirar a la hora del caminar en penitencia, pues, ellos son los penitentes.

P.D. Por ello veo tan descabellado el crear paraguas para tapar los pasos en caso de agua, porque los nazarenos seguirían mojándose.

 

En los próximos días

Comida de Feria

13 de Mayo a las 15:00 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar