"Llegará un día..." E-mail
Miércoles, 11 de Diciembre de 2013

De regreso a casa escuché una vez algo así como que el tiempo es esa sombra que Dios esculpe en las esquinas del atardecer para que descubramos la verdad de las cosas.

Bajo el sol nadie tiene la potestad de la certeza absoluta, pero es curioso como hay ciertas personas que se empeñan en ondear la bandera de su razón para colgarse medallas sobre el pecho pisando, si hace falta, la cabeza de sus semejantes.

Y no les basta con pisar dichas cabezas, sino que mastican el odio y vomitan sobre el camino recorrido en busca de algún fallo con el que desnudar a los que son valientes y dieron en su día un paso al frente.

En la Hermandad de las Angustias ese paso al frente lo dio en su momento alguien criado bajo la peana de una dolorosa a la que cada día mas cuchillos le atraviesan el alma.

Quizás estaba predestinado para ello, quizás le duele como a pocos esa hermandad que pinta de luto el Domingo de Ramos, o quizás Dios fue quien le susurró bajo las aguas de unos baños árabes que era el momento de quitar piedras y abrir puertas para no seguir siendo una hermandad tan cerrada.

Él aceptó su destino y contagió, con su palabra y su ilusión, a un grupo de jóvenes que dejaron de vestir pantalones cortos cuando menos se lo esperaban y que - hoy por hoy-, son los culpables directos de un estilo de cofradía en la calle, de una forma de querer a la Virgen y de una manera de hacer las cosas en hermandad.

Pero el bueno de Fran lleva varios días con el nudo de la corbata desabrochado; sabe que la vida, esa que a veces nos arrebata el sueño de cambiar pañales, le ha dicho que es el momento de dar un paso al lado, de servir pero sin figurar, de estar, pero sin firmar, de disfrutar, pero sin ser la cabeza visible a la que todos miran, a la que todos obedecen.

Y ahora se está ajustando el traje a la costumbre, esa que dice que habrá un día en el que al llegar a casa las paredes no le reciban entre silencios de madrugada, y las llaves de la hermandad, esas que tienen un corazón traspasado de puñales como llavero, ya no le pesen sobre los bolsillos del día a día.

Y habrá un día en el que los focos ya no se detendrán más en él para dar sombra a cada palabra que de su boca salga, a cada gesto, a cada señal, a cada indicación,…

Y habrá un día en el que la medalla de nuestra hermandad vuelva a ondear sobre su cuello sin la presión de ser el Hermano Mayor, sacudiéndose el polvo de tantas y tantas alegrías e ilusiones.

Querido Fran, llegará un día en el que tu voz ya no tiemble al ordenar abrir las puertas del Humilladero el Domingo más esperado de los domingos, y ocuparas tu lugar en la fila cerquita de Ella, vistiendo una túnica que sabes también como yo que nos servirá de mortaja cuando momentáneamente nuestra Madre de las Angustias nos sostenga entre sus brazos, allá en el camarín del cielo.

Y llegará el día en el que formes parte del pasado de nuestra hermandad, esa que estas inyectando en vena sobre tu hijo para que la ame tanto como tú la amas, tanto como tú la sientes, tanto como tú la vives; recuerda que no hay mejor legado que el trasmitir lo que tu sangre es capaz de pellizcar.

Y llegara el día en el que pueda mirarte a la cara y pedirte perdón por haberte negado tres veces; créeme que hay veces que siento la soga de la culpa apretar mi cuello y me siento un miserable por haberte fallado.

Y llegará el día en el que la vara de Hermano Mayor te eche de menos, y sobre ella ya no se depositen las huellas de la presión, los sudores, los agobios, los horarios, los proyectos, los sinsabores,… pero quede el sabor de tu piel, esa que jamás abandonará a los vencejos de la muerte.

Y llegará un día… en el que todos tengamos tiempo suficiente para darte las GRACIAS por haberte tenido como Hermano Mayor en nuestra Antigua y Venerable Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias.

Alberto Espinosa

 

En los próximos días

Zambomba Popular 

9 de Diciembre de 2017 a las 13:30 horas

Cabildo General Extraordinario Elecciones

21 de Diciembre de 2017 de 18:00 horas a 22:30 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar