"...A corazón abierto" E-mail
Miércoles, 18 de Diciembre de 2013

Carta abierta del Diputado Mayor de Gobierno.

…Cierras los ojos y parece que fue ayer… y son ocho años, ocho años los que han transcurrido, desde que mi considerado, amigo y perpetuamente respetado Sr. Hermano Mayor, me expuso una tarde de invierno fría y tormentosa, ser Diputado Mayor de Gobierno de mi amada Hermandad, de la Hermandad que me vio nacer…de la Hermandad que me vio crecer…

Lo recuerdo como si fuera ayer mismo, y han sobrevenido nada más y nada menos que ocho Cuaresmas…ocho Domingo de Ramos…ocho Rosarios de la Aurora…, pero aún a fecha de hoy…, se me acelera y precipita el palpito del corazón, cuando me aferro al palermo y miro inmutable a los ojos a la Reina del Humilladero…a la Reina de mi Vida….

Se experimentan cuantiosísimas experiencias en este cargo, numerosas anécdotas, por supuesto un grandísimo trabajo, pero sobre todo si estas prendado de tu Hermandad, cual es mi caso…disfrutas considerablemente, percibiendo tu Hermandad, tu Cofradía en conclusión tu "casa", realizando estación de penitencia a la Santa Iglesia Catedral, al mismo tiempo que te complaces viendo a tus Hermanos con una cara de felicidad desmedida; por todo ello, mereció la pena pasar esos ratos tan íntimos de emociones tan encontradas, de nervios y de sosiego.

Unas de mis metas cuando ostente el cargo de Diputado Mayor de Gobierno fue, que esta parcela de la Hermandad, no quedara aparcada tan solo en el Domingo de Ramos, que esto fuera algo más…que se trabajase durante todo el año, que se departiera de la cofradía no solo en cuaresma y que hubiera una relación más cercana entre este órgano y los propios Hermanos de la Hermandad.

Después de ocho años, es mi percepción que esta Diputación Mayor de Gobierno, ha culminado todo aquello que anhelábamos y aspirábamos desde antaño. Hemos plasmado y forjado todas y cada una de las metas fijadas en la iniciación de este ambicioso y maravilloso proyecto.

La cofradía ha estado a la altura de la idiosincrasia de esta Venerable Hermandad, incluso grabando un antes y un después en la historia más reciente de la misma, al igual que siendo un referente para otras cofradías de la ciudad, y sembrando un sello propio para el ámbito cofrade.

Ni que decir tiene que desde estas líneas quiero exteriorizar y hacer público mi gratitud a mi Junta de Gobierno, por su íntegra disposición hacia mi persona, al igual que afirmar en todo momento cualquier decisión que tomase, al frente de esta Diputación Mayor de Gobierno.

De la misma manera desde estas humildes pero sentidas líneas, aspiro expresar mi reconocimiento a mi equipo de trabajo, sin ellos esto no hubiera sido posible…, siempre perseverantemente con su entrega y su trabajo sin medida a la Cofradía, ellos son los que verdaderamente hacen posible que este proyecto haya merecido la pena.

Son tantos esfuerzos, tantos nervios, tantos horarios e itinerarios, tantos ensayos, tantas horas cuadrando la cofradía, tantas y tantas reuniones para pretender perfeccionar y corregir cualquier punto por minúsculo que sea de la cofradía en la calle y sobre todo cabe puntualizar, tanta y tanta paciencia…, que sin un grupo tan humano, como he tenido la satisfacción de presidir sería imposible llevarlo a cabo.

Igualmente también me gustaría hacer mención a mis errores, que durante estos ochos años tan intensos haya podido realizar, e incluso reconocer ante todos mis Hermanos, que tuve períodos de desencanto, desilusión e incluso decepción…, y por supuesto solicitar misericordia a todos aquellos Hermanos que haya podido importunar.

En un apartado sumamente específico me gustaría manifestar mi reconocimiento a todos los Hermanos que han colaborado durante este tiempo con mi persona durante la estación de penitencia, en especial a todo aquel Hermano que se brindaba a disposición de la Cofradía, a todos ellos gracias de todo corazón.

Por último me gustaría desgajar mi corazón y confesar que he disfrutado intensamente con el trabajo cumplido, que mereció la pena todo el esfuerzo realizado, de la misma manera quiero dar las gracias a mi Santísima Madre de Las Angustias por haberme brindado la oportunidad de servirle en esta parcela tan agraciada y hermosa de mi Hermandad, al igual que instalarme, como constantemente estoy, en total disposición de mi Hermandad para todo aquello que deseen de este Hermano.

…Como todo en la vida, todo tiene un principio y un final…, este extraordinario proyecto llego a su recta final y pretendo cerrar este ciclo dejando constancia que todo lo que este humilde Hermano efectúo lo hizo a mayor gloria de Dios Nuestro Señor y como no…de mi amada Virgen de las Angustias…

Manuel Jesús Amat Gil

-Diputado Mayor de Gobierno-
Años 2006-2013

 

En los próximos días


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar