Poema a Nuestra Señora de las Angustias E-mail
Domingo, 03 de Agosto de 2008

Autor: Benito Pérez, jurispoeta.
Jerez, abril 1992.

Poema a Nuestra Señora de las Angustias

La muerte está acunada en tus rodillas
y es la muerte de Cristo redentora.
Muerte de luz que vida da a la vida
y en vez de ocaso es manantial de aurora

Pero tu angustia, madre, inevitable
por ser humana muerte, es dolorosa.
Es la muerte de un hijo que ha sufrido
un calvario de escarnios su persona.

Ni el luctuoso duelo de tu Hijo
ni la trágica angustia que te aborda
han conseguido ajar tu noble estampa
ni tu belleza ensombrecer, Señora.

Y me pregunto yo: ¿Cómo se explica
-¡Oh, gran contrasentido de la historia!-
que la opresora angustia que te envida
realce la beldad que Tú atesoras?

Has catado la hiel del sufrimiento
y en tu imagen la angustia se denota,
pero en ti late un gran presentimiento:
la muerte de tu Hijo es transitoria.

Tu corazón que sufre humanamente
adivina una muerte victoriosa.
Cristo, divino Dios y redentor,
ha de resucitar en plena euforia.

Por ello la expresión de tu hermosura
se acrecienta brillante y luminosa.
¡Qué madre aguantaría tan duro golpe
conviviendo una muerte tan monstruosa!

Virgen de las Angustias, madre amante,
madre influyente, Tú corredentora,
ayúdame a la hora de mi muerte:
quiero morir en gracia salvadora.

No le temo a la muerte, con tu auxilio
la muerte es mero tránsito a la otra
vida inmortal y eterno paraíso;
doy fe como cristiano, así me consta.

Virgen de las Angustias, madre amable,
madre admirable, madre mediadora,
te imploro la merced que me recuerdes
el día que de mi vida Dios disponga.

Quiero que mi alma vuele hasta tu falda
y hacia ese cielo que los justos gozan,
se pose en tus rodillas reclinada
y le abras las puertas de la gloria.


Benito Pérez
Jerez, abril 1992.

 

En los próximos días

Zambomba Popular 

9 de Diciembre de 2017 a las 13:30 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar