María de las Angustias E-mail
Viernes, 03 de Julio de 2009

La Virgen de las AngustiasEstá como la rosa cuando siente,                       
al soplo de un invierno huracanado,
el caer de sus pétalos al lado
del lirio que la llora frente a frente.

Está como el naranjo que presiente
gemidos de azahar cuando es ajado
por una mano cruel que ha soterrado
su leve aroma azul tan fieramente.

El dolor de las rosas y azahares
rezuma, indemne, ileso y aprensivo,
en una confusión de flores mustias

que llenan de quebrantos en pleamares
el Domingo de la palma y el olivo.
Y yo... ¡quiero llorar contigo, Angustias!

Sí.

Quiero llorar contigo y, si no entrares,
toda la noche en lágrima perdida,
que llorar contigo es tornar la vida
trabajadera de sol y de alamares.

Sí. Quiero llorar contigo a mares,
al son de una pena inmensa y suicida,
y llorando contigo y con tu herida,
con tu gracia infinita nos ampares.

Y es que al ver la pena que así le hiere,
cuando ya su pálpito no se agita,
cuando ya el insulto no zahiere

ni existe clavo ya que le taladre,
mi alma contigo llora y, llorando, grita:
Angustias... ¡que Dios te bendiga, Madre!


Juan Pedro Cosano Alarcón.
Publicado en el diario La Voz del Sur el 10/04/1981

 

En los próximos días

Solemne Besamanos Extraordinario

Entre los días 18 y 22 de Octubre de 2017


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar