Nuestro amigo "Lete" E-mail
Jueves, 01 de Noviembre de 2007

Boletín informativo nº 86 - Noviembre 2007
Hermandad del Perdón

Vicente Prieto Bononato.
Presidente honorario de la Asociación de Belenistas de Jerez


Nuestro amigo "Lete"

No por menos esperada resultó menos dolorosa para todos los que le queríamos.

A primeras horas del día nos golpeó la noticia de que, poniendo el punto final a su maligna enfermedad, Lete había fallecido en la madrugada del Sábado 30 del pasado Junio.

En mis ya muchos años de pertenencia e intensa implicación en la Asociación de Belenistas de Jerez, me he visto abocado a sufrir la definitiva ausencia de algunos muy queridos asociados, en los que las circunstancias de su arte y su vocación belenista hicieron la pérdida mucho más notoria y dolorosa, tanto desde los sentimientos particulares como desde la vivencia del colectivo belenista.

A lo largo de estos últimos días, y como no era menos de esperar, se ha escrito mucho y bueno acerca de las potencias, los valores humanos, artísticos, cristianos y cofrades que hacían de Lete un hombre especialmente marado por la providencia para impregnar su entorno de revitalizadoreas ilusiones e imparables energías positivas.

La faceta de su vida de la que más me compete opinar, ya que en ella mantuve a lo largo de muchos años el máximo nivel de convivencia, confraternidad y conjunción de objetivos con Lete, resulta sin lugar a duda nuestra mutua pertenencia a la Asociación de Belenistas de Jerez desde su puesta en marcha y nuestra común y apasionada apuesta por el Arte belenista jerezano. (He escrito la palabra "Arte" con letra mayúscula, siguiendo la firme creencia de Lete, que preconizaba, que el belenismo jerezano había dejado de constituir una bella afición... un entretenimiento piadoso teñido de nostalgias infantiles, para llegar a ser con todo merecimiento un Arte, que hacía de los belenistas de nuestra tierra verdaderos "Artistas", herederos de la mejor tradición de Arte de temática religiosa).

Muchos y muy importantes hitos han venido señalando la andadura belenista de nuestro añorado Lete:

En su inicial faceta de autor del Nacimiento familiar, nos consta una primera referencia aparecida en el Diario "Ayer" de 1959, en el que a José Alfonso Reimóndez López (por aquel entonces con tan sólo dieciséis años) se le distingue con un Accésit en el Concurso de Belenes convocado aquella Navidad por la Juventud Masculina de Acción Católica.

Del mismo modo, consta en el extinto diario "Ayer" un Tercer Premio dotado con ¡150 pesestas!. Obtenido por Lete en su domicilio familiar de calle San Miguel, 2, en el Concurso de Belenes organizado por el Frente de Juventudes en la Navidad de 1960.

No será hasta 1971 en que vuelva a aparecer distinguido con un segundo premio en el apartado de Entidades, en el certamen organizado por Radio Popular de Jerez, un Nacimiento realizado por Lete, esta vez en la sede de su hermandad de siempre, Nuestra Sra. de las Angustias.

Repite distinción en la siguiente Navidad de 1972, bajando hasta un cuarto premio en 1973 y el tercero en 1974 y en 1975, siempre representando a la Hermandad de las Angustias que de su mano se consolida como una de las entidades punteras en el belenismo jerezano y todo un referente en este apartado devocional para las restantes hermandades de nuestra ciudad y todo su entorno.

En 1976, recién creada la Asociación de Belenistas de Jerez, a la que se incorpora de inmediato, Lete vuelve a repetir Tercer Premio en la nueva categoría de Entidades Belenistas.

Tras un paréntesis en 1977, reaparece, si cabe con mayor esplendor, aupándose hasta el Primer Premio con un magnífico Belén presentado en la categoría de Entidades Belenistas en la Navidad de 1978.

En 1979 obtiene un Tercer premio en su escalafón ya habitual, premio al que parece quedar abonado, repitiendo en las Navidades de 1981, 1982 y 1983; subiendo hasta un Segundo Premio en 1984.

De nuevo un Tercer Premio en 1986, que se supera con un Segundo en las siguientes Navidades 1987, 1988, 1989 y 1990, 1991 y 1992.

En el año 1993, retoma sorpresivamente la construcción de su Nacimiento familiar, alcanzando con él -como no cabía esperar menos- un Tercer Premio en la competida categoría reina de "Familiares Belenistas".

Por distintas circunstancias propias de la Hermandad deja de dirigir en ella el tradicional Nacimiento a lo largo de varios años, hasta que en la Navidad de 1998 reaparece con redoblados ímpetus y renovados conceptos. Dicha visión renovadora de la estética del Belén la pone en marcha Lete, a lo largo de la ingente labor creadora desarrollada en el irrepetible "Belén Monumental" que bajo su dirección ofrece un nuevo estilo de Nacimiento en el que se mezclan la espectacularidad de los efectos especiales con el inevitable espíritu catequético inherente a todo Nacimiento.

Ese magno Belén, soñado y parido por Lete sobre doscientos cincuenta metros cuadrados en la Bodega Exposición de El Callejón de Los Bolos con motivo de la celebración en nuestra ciudad del XXXIV Congreso Nacional Belenista, alcanzó una enorme repercusión y una indudable influencia en el belenismo que tras aquel acontecimiento se viene desarrollando dentro y fuera de nuestras fronteras locales.

El nuevo estilo de "Belén-Espectáculo" que Lete consiguió ofrecer en esta magna obra; sin perder por ello ni un ápice del mensaj de salvadora humildad del acontecimiento religioso que se pretendía representar, podemos asegurar que ha marcado un "antes y un después" en el Arte Belenista.

En los últimos años, Lete no pudo sustraerse al influjo del comentado "Belén Monumental", experimentando en el Nacimiento de su Hermandad de las Angustias, los mismos espectaculares conceptos. Así hasta el postrero instalado en su última Navidad entre nosotros, que según nos comentaba a los íntimos lo había encarado como un sacrificado servicio a su hermandad, ya que no se sentía bien, sufriendo durantes los largos días de montaje, los primeros síntomas de la enfermedad que en pocos meses lo separó de nosotros.

Lete era un artista. Un profesional de las formas, los colores y su equilibrada y artística utilización. Naturalmente que estos conocimientos, que en él resultaban naturales y espontáneos, se hacían patente en todo aquello que llevaba a cabo: desde su forma de vestir y presentarse ante los demás, hasta cualquiera de sus realizaciones, desde la más insignificante hasta la de mayor envergadura. Era, por su espíritu y formación, un apasionado de la estética y el buen gusto, por lo que le molestaba todo lo feo, desequilibrado y fuera de tono.

Cualquiera que ocn un mínimo de "cultura belenista" se coloque ante un Nacimiento realizado, dirigido o inspirado por Lete, reconocerá de inmediato la estética y el perfecto equilibrio de volúmenes, santo y seña de cualquiera de sus construcciones. En ellas, ningún edificio, ninguna esquina, ninguna roca, arroyo o bancal desentonaba del conjunto, ocupando cada elemento el sitio, el volumen y la luz que estéticamente le correspondían.

Lete nunca se reconoció como un buen gestor. Todo cuanto aceptó gestionar -¡que no fue poco ni fácil!- lo asumió por puro afán de servicio, en el que solía primar su acendrado espíritu de concordia, lógica consecuencia de su amor por lo bello y equilibrado que procuraba transmitir e impregnar a su entorno.

En todas aquellas empresas en las que asumió algún papel preponderante, consiguió con su peculiares buenas maneras, arracimar a su alrededor un gran número de personas de buena voluntad, enamoradas de la belleza de sus ideas y su apasionado modo de llevarlas a la práctica. Allá por donde pasó, sembró en derredor su alto sentido de la amistad y su fecunda valoración del equipo a su mando.

Resultaba -resulta difícil, muy difícil- haber conocido a Lete, haberlo tratado a fondo y compartido con él, proyectos, inquietudes y realizaciones, sin haber alcanzado a quererle o al menos respetarle profundamente. Por eso, porque Jerez es una ciudad antigua e inteligente, qeu sabe valorar a sus mejores; todo lo que se ha movido alrededor de su cruel e imparable enfermedad, su muerte, sus honras fúnebres y sus numerosos memoriales, han constituido todo un ejemplo de como hay que ser, vivir y actuar para despertar en los demás una absoluta unanimidad de sentimientos positivos.

En sus múltiples facetas, de artista, cofrade, belenista, diseñador y dirigente público, Lete nos queda como un ejemplo de bonhomía y generosa predisposición a hacer siempre las cosas lo mejor que resulte posible, exprimiendo los valores que Dios repartió entre nosotros. Descanse en paz José Alfonso Reimóndez López, que para sus amigos -que fuimos todos los que le conocimos- siempre fue y seguirá siendo nuestro inolvidable "Lete".

 

En los próximos días

Presentación Cartel Grupo Joven

25 de Marzo de 2017 después de misa

Almuerzo Cuaresma Hermandad

26 de Marzo 2017 a las 14:30 horas

LI Ciclo Conferencia Cofradieras

27 de Marzo 2017 a las 21:00 horas


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar