En los brazos de una Madre... E-mail
Sábado, 15 de Septiembre de 2007
JOSÉ ALFONSO REIMÓNDEZ LÓPEZ COFRADE Y EX CONCEJAL
Veinte años después de ser hermano mayor de las Angustias, sus valores siguen en la hermandad
JOSÉ VEGAZO/JEREZ

En los brazos de una Madre...

Hay personas que, quizá sin darse cuenta, son capaces de cambiar para bien o para mal todo lo que tienen alrededor. Personas que con coraje y entrega, y muchas dosis de sacrificio, consiguen alterar sustancialmente la realidad que les rodea, dejando para siempre una huella difícil de borrar en la mente de los que compartieron algún instante a su lado.

Son grandes hombres que destacan por encima de los demás, generando las envidias y rencores típicos de este rincón del mundo, donde nos empeñamos en mostrar nuestras debilidades con mayor facilidad de la deseada, y donde tanto nos cuesta reconocer abiertamente las virtudes de los que nos rodean.

Lete era una idealista, y murió siéndolo. Cuando decidió entrar en política local, de la mano de María José García-Pelayo, muchos fueron los que le recriminaron el paso al frente que daba. Pero toda conversación sobre el tema quedaba rota cuando notabas en su voz que realmente pensaba que podía cambiar las cosas, que con su pequeño grano de arena podía conseguir mejorar la calidad de vida de los que tenía cercanos.

Y sin embargo, y para grandeza del hombre que ayer nos dejó huérfanos a los cofrades de muchos valores que él atesoraba, su trayectoria política no deja de ser una simple anécdota en la vida de José Alfonso Reimóndez. Sobradamente conocido en la ciudad por su profesión, reconocido en el ámbito profesional y personal, siempre se asociará la imagen de Lete a Nuestra Señora de las Angustias; esa unión indivisible que jamás vi yo resquebrajarse.

Porque la vida de Lete no fue siempre un camino de rosas. Su paso por el Consejo Local de Hermandades y Cofradías, al que llegó como salvador tras una revuelta etapa, se convirtió en algunos momentos en una pesada losa para este cofrade que había entrado pensando en hacer un servicio a la iglesia, y que al poco tiempo, y esto es una opinión muy personal mía, se dió cuenta que la travesía de cuatro años de mandato tenía muchas esquinas, y mucho Judas con bolsas de moneda de plata tras ellas.

Jamás una mala palabra, siempre defensor de la juventud, de una juventud cofrade que hoy manda en las hermandades de la ciudad y que siempre reconocerán en Lete al creador de ese movimiento que hoy seduce a todos los hermanos mayores. Los grupos de jóvenes, la formación en las cofradías, la vinculación personal entre los hermanos de la propia hermandad, los hermanos costaleros como novedad frente a los profesionales... Valores, todos ellos, que veinte años después de ser hermano mayor de las Angustias aún continúan flotando en la capilla del Humilladero.

Ayer estuve largo rato junto a sus restos y me asaltaron muchos recuerdos. Pero al menos no me quedará la pena de no haberle dicho que lo quería y que lo admiraba. Se lo dije siendo costalero del Descendimiento, mientras le dedicaba la levantá y le regalaba mi estampa con mis relevos. La última vez que le vi, creo recordar que poco antes de Cuaresma, me paró en seco y me dijo que me debía una sonrisa, a la par que sacaba una estampa del Sagrado Descendimiento de la cartera. Dos años después, seguía llevando el mismo relevo que le regalé. Cuando fui a darle las gracias, y levanté la mirada, lloraba como un niño chico. Y cuando le dejé allí, y miré a las Angustias, hice lo propio yo también. Ojalá esa estampa, Lete, te sirva para saber los puntos de relevo que te llevarán a tu última recogía, mientras un coro de niños canta el Stabat Mater y te dejas caer tras el esfuerzo, sereno, en los brazos de Nuestra Señora de las Angustias.

La Voz Jerez / 01-07-2007

 

En los próximos días

Presentación Cartel Grupo Joven

25 de Marzo de 2017 después de misa

Almuerzo Cuaresma Hermandad

26 de Marzo 2017 a las 14:30 horas

LI Ciclo Conferencia Cofradieras

27 de Marzo 2017 a las 21:00 horas


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar