'In memoriam' de Lete E-mail
Sábado, 15 de Septiembre de 2007

Francisco Flores Prieto.
Cartas al Director
Diario de Jerez, 12/07/2007

 

No, no puede existir la palabra exacta. No puede existir nada que exprese los malos momentos vividos al haber tenido conocimiento del fallecimiento de "uno de los grandes de Jerez", José Alfonso Reimóndez López. Tengo el convencimiento que nuestro léxico carece de esta frase onomatopéyica capaz de resistir tantos sentimientos inmersos en los corazones de miles de jerezanos en recuerdo de nuestro querido Lete.

Desde mi condición de agnóstico, no deseo escribir esta semblanza bajo el punto de vista religioso. Mi deseo es ajustarme en la presente para hablar del Lete profesional y humano.

Siempre se ha dicho que existen actitudes que dignifican a los profesionales. Éstas, a mi juicio, se circunscriben al fondo y a la forma. En estos dos valores no sólo es importante la sustancia, entiendo que ambas tienen que ser conjugadas y complementadas con el estilo y las circunstancias. En cualquier campo social, la falta de atención y los malos modos todo lo "corrompen", hasta la justicia y la razón. Los buenos todo lo remedian: doran el "no", endulzan los comportamientos galantes.

La simpatía y los buenos modales, es la antesala del comportamiento cortés, lo mismo que la buena atención, es la actitud más apreciada por los clientes. La cualidad principal que una persona nunca debe perder es la amabilidad, la discreción y la compostura.

De ello ha dado miles de pruebas fehacientes Lete, verdadero profesional, hombre de corazón abierto, de disponibilidad permannete hacia sus amigos, siempre tendiéndoles sus manos de manera solidaria y altruista.

Desde el convencimiento de que sólo las auténticas personas poseen el arte de saber dialogar, en ninguna actividad humana se necesita más la prudencia, para establecer buenas relaciones que en la pública. Es uno de los requisitos necesarios para poder ser un hombre eminente, porque incita a todo género de grandeza: realza la personalidad, fomenta la magnanimidad, engrandece el corazón, eleva el pensamiento, ennoblece la condición humana, potencia el sentimiento, in limita la tolerancia y confiere dignidad. Ejemplo vivo de esta filosofía de vida fue Lete. Mal inevitable en nuestra sociedad son las pasiones. De ellas se derivan los humores del ánimo elevado, cualquier exceso perjudica a la prudencia, y si el mal llega a los labios, la reputación peligrará. Uno debe ser tan dueño de sí mismo que ni en la mayor prosperidad profesional ni en el más amplio sentido de la adversidad, nadie pueda criticarle por haber perdido la compostura.

Por esta elemental razón, amigo Lete, fuiste enormemente apreciado como profesional por tus clientes, y querido como persona por tus numerosos amigos. Los que te quisieron y te admirábamos siempre tendremos profunda soledad en nuestros corazones.

 

En los próximos días

Eucaristía de Pascua

Sábado 15 de Abril de 2017 a las 21:00 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar