Sencillamente, Lete E-mail
Sábado, 15 de Septiembre de 2007

José Castaño Rubiales
Tribuna Libre
Diario de Jerez, 04/07/2007

En una sociedad como la que nos ha tocado vivir, ser una persona sencilla se ha vuelto tan singular que sólo los hombres grandes alcanza esta notoria singularidad.

Pero no creáis que a éste se llega o alcanza sin grandes sufrimientos. La mayoría son fruto de las incomprensiones, criticas e incluso de los obstáculos que le suelen poner los plurales, para que nadie pudiese ser o estar por encima de ellos.

Unas frases los clasifican: "clavo que sobresale, martillazo".

Se nos acaba de mudar a la tierra prometida, en la que él tanto creyó y predicó, una gran persona, extraordinario amigo, magnífico cristiano, cofrade singular, 'costalero de almas', Rey Baltasar de auténticas ilusiones, belenista mesiánico, artista soñador, jerezano crónico, e incluso torero frustrado. Sencillamente, Lete.

Y es muy posible que en sus múltiples facetas no hubiese nadie tan prudente, respetuoso y humilde, dejándose llamar por todos familiarmente y sencillamente Lete. Muchos de sus sueños y anhelos hubiesen recibido los apoyos que merecían y quizás estos se hubiesen hecho realidad.

Sueños y anhelos que tenían como fin diseñar una ciudad de ensueño, donde todos fuésemos iguales y gozáramos de los mismos derechos y viviéramos con la serena paz que él tenía para todo.

Por eso, cuando Lete haya llegado hoy al Reino de Dios, como goza de la total confianza del Señor, le tendrá preparada su mesa de diseño y dejará que le dibuje y decore las muchas cosas que no ha podido ni le han dejado hacer aquí abajo.

Es muy posible que cuando pase algún tiempo y logremos ver y gozar de una sociedad magistral y artísticamente diseñada, en este caso como los ángeles, justa y en paz, pensemos: sencillamente, Lete.

 

En los próximos días

Comida de Feria

13 de Mayo a las 15:00 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar