Capilla E-mail
Sábado, 15 de Septiembre de 2007
Indice del artículo
Capilla
Páginas 2
Todas las páginas

Ermita del Humilladero

La primera fecha que nos dan las crónicas de la ermita del Humilladero, situada al final de la Corredera, en el llano del Baluarte, es 1567. En esta crónica se dice que "en 18 de abril de ese año el Concejo jerezano acordó dar una aranzada de tierra a Juan Pecador para que labrase un hospital en la ermita del Humilladero que está en el baluarte arrimado al sitio de la madera" (este hospital no se llegó a construir pues a san Juan Grande se le cedió el hospital de San Sebastián). También dice que la ermita estaba a cargo de los vecinos y era un sitio cómodo y conveniente. El lugar era llamado del baluarte por existir allí un pequeño fortín, de forma triangular, bastión defensivo, de los muchos que tuvo Jerez, ciudad fronteriza, con gran necesidad de torres, atalayas o fortines que avisaran de la proximidad de algún peligro o sirvieran de refugio a la población campesina. Normal era que junto a un baluarte defensivo se levantara una cruz de humilladero ante la que invocar ayuda divina. El momento en que la cruz pasó a ser ermita se desconoce, pero la familiaridad con la que se nombra en las crónicas del siglo XVI hacen de ella un lugar muy antiguo y conocido ya en la época.

En 1567 don Fernando de Morla cedió en depósito a la ermita una imagen que había pertenecido a sus padres y abuelos y que había estado colocada en el portal de su casa. Se trataba de una imagen de la Virgen María con el Señor muerto en sus brazos y llevando en su pecho un corazón atravesado con siete puñales, uno por cada uno de los dolores de la Virgen. En 1567 don Fernando la donó a a la ermita definitivamente y pronto se la conoció como Virgen de las Angustias, dando nombre a la capilla y al llano en el que se encontraba. En estos años se formó una hermandad en torno a la imagen, hermandad que se unió en 1724 a los Siervos de María y a la que en los primeros años del siglo XVIII la ciudad concede sitio para ampliar su capilla. La pequeña ermita ya se había ampliado en 1685 y se le había añadido un cuerpo de iglesia. En el siglo XVIII se le construye la capilla mayor y el crucero, inaugurándose este nueva iglesia en 1735. Por entonces ya hacía muchos años que la capilla había dejado de ser ermita, que en aquel extenso llano se habían asentado los hermanos de la Trinidad y que numerosos vecinos habían confiado sus vidas a aquel hermoso lugar que miraba al porvenir y que se convirtió en el primer ensanche de Jerez por Oriente.

Con la revolución de 1868 la iglesia fue clausurada, despojada de todos sus altares y convertida en club republicano. La Virgen de las Angustias fue acogida en la iglesia de la Trinidad hasta que en 1872 la capilla se reabre al culto, para ser ocupada unos años más tarde por la comunidad de monjas de San Cristóbal, donde fundan su convento. En 1924 esta comunidad se traslada al Puerto de Santa María, y ese mismo año la hermandad de Nuestra Señora de las Angustias se reorganiza y se hace cargo de la capilla.

Lola Cruz de Sola.
"Viejas ermitas jerezanas".
Jerez en Semana Santa. 1998.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

El historiador Agustín Muñoz y Gómez, en su libro Noticia histórica de las calles y plazas de Xerez de la Frontera, señala que el reducto de entrada a la Capilla se labró en 1707.

 

PRIMITIVO RETABLO

La hermandad del Cristo de la Vera-Cruz y Nuestra Señora de Consolación, de Lebrija, asegura que posee en su sede canónica un retablo de madera policromada adquirido en 1758 a la Hermandad de Ntra. Sra. de las Angustias de Jerez de la Frontera. Fue construido en 1696, como consta en una inscripción del mismo retablo. En dicho retablo se encuentra actualmente la imagen de Ntra. Sra. de Consolación.



 

En los próximos días

Zambomba Popular 

9 de Diciembre de 2017 a las 13:30 horas

Cabildo General Extraordinario Elecciones

21 de Diciembre de 2017 de 18:00 horas a 22:30 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar