Crónica año 1999 / Información Jerez E-mail
Viernes, 14 de Septiembre de 2007

Silencio por las Angustias

Los claveles de color rojo cardenalicio volvieron a los pies de la Señora.

Estaba cayendo la noche sobre Jerez cuando la histórica cruz de guía de la Antigua y Venerable Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias recorría los últimos metros de la plaza que la ciudad dedicó a su dolorosa titular y se disponía a adentrarse en la estrechez de la calle Higueras. Un rincón incomparable desde el que disfrutar del caminar silente y ascético de este amplio cortejo de nazarenos negros.

La mañana en el antiguo Humilladero había estado cargada de incertidumbre. Las idas y venidas de los hermanos al pórtico de la recoleta capilla, desde donde otear el horizonte, habían sido muchas, nerviosas y continuas. El recuerdo del año pasado estaba presente, y nadie podía evitar el tener ciertas dudas sobre lo que el cielo tenía previsto para la tarde.

Esta corporación, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI, tenía evidentes ganas de procesionar. Y es que dos años sin salir se antojaba demasiado castigo para unos cofrades acostumbrados de por sí a superar toda clase de adversidades. Por eso, cuando las puertas del antiguo Baluarte de la Madera se abrieron para dar salida a la cofradía, más de uno sintió un íntimo alivio.

En la calle Higueras se hizo el silencio mientras transitaban por ella los doscientos treinta nazarenos de cola y esparto. Elegante y sobrio el cortejo penitencial, uno de los más logrados de nuestra Semana Santa. La Hermandad de las Angustias es el contrapunto adecuado en la tarde del Domingo de Ramos. Supone la cofradía el recuerdo a las escenas más dolorosas de la Pasión que, en estos días, nos apresuramos a vivir. Mucha gente no entiende que en este días de hosannas y aleluyas salga a la calle una escena tan desgarradora como es la de la Madre con el Hijo muerto en sus brazos. Pero es la Pasión según Jerez. Esa que nos lleva a la mano y que nos va ofreciendo distintos pasajes sin otro orden que el que los siglos han ido imponiendo. La de las Angustias es la hermandad más antigua de cuantas procesionan en esta jornada inaugural, y desde mucho hace su estación de penitencia en ella.

Ante el numeroso público que se arremolinaba sobre las aceras de la calle que conduce desde Angustias a Medina la cofradía iba desgranando, como cuentas de un rosario, un más que interesante altar de insignias del que habría que destacar el Pendón de los Siete Cuchillos, quizá una de las piezas de bordado de mayor antigüedad entre las que procesionan en Jerez.

Bajo esa denominación se conocía esta hermandad en sus inicios, y el estandarte del corazón traspasado sirve como recuerdo de aquellos primeros tiemps en los cuales los hermanos de la referida corporación nazarena se ocupaban de la recogida de cadáveres que se encontraban abandonados en la vía pública.

El banderín de la juventud, el asuncionista, la lanza o la caña con la esponja. Insignias llenas de sabor cofradiero y enjundia. No podemos olvidarnos del estandarte que conmemora el veinte aniversario de la primera cuadrilla de hermanos costaleros. Una obra que fuera realizada en su día por Pedro Ramírez. Además, muchas de las astas de las referidas insignias son de plata de ley y del siglo XVIII, procedentes, como los travesaños de la cruz de guía, de un antiguo palio de respeto.

Desde la mediación de la calle Higueras se empiezan a oír los cantos de la escolanía que precede al único paso de la cofradía. Interpretan piezas procedentes del Stabat Mater Dolorosa. Un nutrido grupo de niños y niñas alzan sus infantiles voces al cielo de Jerez. Visten túnica de color negro y esclavina de raso cardenalicio. Tras ellos, el sobrio cuerpo de dalmáticas, acólitos y turiferarios que impregnan con aromas de incienso la angosta calleja. Compostura y presencia ejemplar la de estos celebrantes que terminan de ofrecer el clima adecuado a un cortejo verdaderamente ejemplar. Es esta de las Angustias na de las hermandades que mejor saben ponerse en las calles. Cada año, cuando el tiempo lo permite, lo demuestran sobradamente.

El paso de misterio que representa la escena de la Piedad empieza a revirar buscando Higueras. Sobre un monte de doscientas veinticinco docenas de claveles rojos en tono cardenalicio resalta la nueva saya negra que estrena la Dolorosa. Tiene la pieza bordados en oro que han sido realizados por el artesano cordobés Antonio Villar. Es una prenda rica, con bordados sinuosos que parecen salidos de otra época.

También se estrena el rostrillo de la Virgen, realizado en tisú de plata, que de forma adecuada sirve para enmarcar el pequeño pero bellísimo rostro de la Señora de los Siete Cuchillos. Manuel Olmedo Vázquez, hijo del legendario y recordado Papi, mando a una cuadrilla que, compuesta por treinta y cinco costaleros, lleva sobre sus hombros con mimo a la Virgen de las Angustias. Capataz veterano para quienes fueron primerizos costaleros del amor.

Los candelabros de guardabrisas lucen codales de cera negra. Mucho trabajo tuvieron los encendedores en la tarde y noche de ayer para mantener encendida una cera que, durante toda la jornada, anduvo a la gresca con la brisa que se dejó caer por toda la ciudad. Como fondo a la trágica escena, la cruz vacía con el sudario. Cristo ha muerto y Angustias lo acurruca entre sus brazos ante la mirada de un pueblo conmovido.

Tras el paso, cincuenta y seis hermanos portan cruces de penitencia. Cada uno de ellos tiene la vista perdida en el balanceo de la blanca sábana que se anuda en la cruz del paso. Es el último tramo del cortejo, el que cambió el cirio por la dura madera, son los que quisieron emular a Simón de Cirene cuando en la Vía Dolorosa se vio obligado a cargar con el madero santo.

Ya está la Señora de las Angustias alcanzando la calle de Medina. Ya Jerez en derredor de Ella la acompaña hasta que llegue el momento de su regreso al antiguo Humilladero.

Francisco C. Aleu
"Silencio por las Angustias"
Información Jerez, 29 de marzo de 1999, Lunes Santo

 

En los próximos días

Solemne Besamanos Extraordinario

Entre los días 18 y 22 de Octubre de 2017

Cabildo General Ordinario de Apertura de Curso y Cabildo General Extraordinario

26 de Octubre de 2017 a las 20:30 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar