Crónica año 2010 - La Voz Jerez E-mail
Lunes, 29 de Marzo de 2010

La cofradía de negro

La Voz Jerez
José Vegazo / 29-03-09

Silencio en la plaza de las Angustias. Una campana redobla a muerto en la espadaña. Un cancel se abre, dejando ver la penumbra de un templo sombrío. Un mar de fieles arremolinados hasta la calle Higueras. Un diputado que asoma, elegante, sobrio, Palermo en mano y pergamino en la otra. Hiniestas filas de nazarenos, muy juntos, como mandan los cánones cofrades para el corte de cofradía que es las Angustias, esperan impacientes en la única nave de la Capilla del Humilladero. Suena un martillo de fondo, seco, ronco, apagado. La Virgen de las Angustias, en el presbiterio, espera con su Hijo en brazos que llegue el momento sublime de explicar sin decir una palabra cuál es el dolor más grande que una mujer puede sentir. Y cómo se debe reaccionar ante él.

La cofradía avanza, lentamente, para ir despegando poco a poco. El paso de misterio enfoca el dintel de la puerta, y la voz de un capataz corrige a sus hombres. Sin prisas, sin bullas, sin nervios. Lleva años aprendiendo de uno de los capataces con mayor solera de la ciudad, Martín Gómez, y este joven sabe que es su momento. Sabe que es el momento de la Virgen. Con paso lento va salvando el estrecho marco de la puerta de la Capilla de las Angustias, mientras que la cruz se acerca peligrosamente al dintel de la puerta. Con pericia, el paso de las Angustias está en la calle, y un pequeño amago de aplausos es a la par reprendido por los cofrades veteranos, los que saben que a esa dolorosa no hay que aplaudirle, sino rezarle.

Es la muerte en cruz lo que nos presenta la cofradía de las Angustias. Es el dolor desgarrado de una madre que tiene que recoger lo que queda de su hijo. Es la agonía doliente de los que hoy le rezan, de los que quieren comprender el misterio de la fe. Es la Virgen de las Angustias la solución a todas las ecuaciones, y por eso los cofrades de las Angustias son diferentes a los demás. Por eso la seriedad, la disciplina, la piedad, la mística, son condiciones indispensables para ser cofrade de esta hermandad del Domingo de Ramos, la que pone el contrapunto, la que culmina la difusa paleta de colores de nuestra Semana Mayor. No habría Domingo de Ramos en Jerez, sin el silencio negro y hermoso que aportan los nazarenos de las Angustias.

Al fondo, enfilando ya la calle Higueras, la calle de siempre de la cofradía, los niños entonan el Stabat Mater, gracias a la solidaridad del Oratorio Festivo. Niños siempre cerca de su madre, con el libro de difuntos justo tras su manto. El principio y el fin rodeándola. Y en el centro, siempre Ella, llenando con su presencia el paso que Guzman Bejarano tallara con primor para la cofradía que hoy preside Francisco José Mancilla. Todo un lujo el recorrido de esta cofradía, con momentos tan intensos como el que se vive cada año en la calle Caracuel, cuando alguien, en la distancia, apaga el televisor de su casa para poner un Ave María cantado piano, suave, mientras que pasa toda la cofradía. O el que se vive cada año cuando la hermandad renuncia a su calle, a la que fue su calle toda la vida, la calle Corredera, para acercarse a la negrura del templo de San Miguel, donde su hermandad hermana, la del Santo Crucifijo, la recibe en uno de los actos más escalofriantes de cuantos pueden disfrutarse en nuestra bella Semana Mayor.

Todo eso puso ayer la hermandad de las Angustias en la calle mientras bajaba por la calle Molineros, ya camino de su casa, mientras que dos silenciosos puntos de luz alumbraban un balcón engalanado para la cofradía. El mismo balcón que llora en solitario cuando pasa la Esperanza de la Yedra cada Madrugá. Dos puntos de luz, que recuerdan siempre que, pese a todo, no hay dolor más grande que el de una madre cuando pierde un hijo. Y la lección que esa Madre dio al mundo, para afrontar con la misma serenidad la pérdida de una madre.

 

En los próximos días

Zambomba Popular 

9 de Diciembre de 2017 a las 13:30 horas

Cabildo General Extraordinario Elecciones

21 de Diciembre de 2017 de 18:00 horas a 22:30 horas

Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar