Crónica año 2000 / Información Jerez E-mail
Domingo, 28 de Octubre de 2007

‘Stabat’ de diamante en las Angustias

Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias. Estación del setenta y cinco aniversario de la Reorganización de la Cofradía.

El  setenta y cinco aniversario de la Hermandad acompañó a la cofradía más severa de todo el Domingo de Ramos y aún sin estrenos visibles, el espíritu de esas Bodas de Diamante envolvió a sus negros nazarenos durante todo el recorrido penitencial.

Gabriel Álvarez. INFORMACION JEREZ
Lunes Santo, 17 de Abril de 2000

La ascética Hermandad de Nuestra Señora de las Angustias, el silencio del Domingo de Ramos, salió ayer a las calles de Jerez en una estación de penitencia que sirvió también para proclamar que la corporación con sede en aquel antiguo humilladero del final de la Corredera cumple esta año los setenta y cinco años desde que fuera reorganizada aquella vieja cofradía que siempre tuvo sede en el lugar.

Y la ciudad volvió a entonar ese Stabat mater dolorosa que la escolanía proclamaba con sus voces blancas ante el dorado canasto de esta Virgen pietista –por su modelo iconográfico–. Y, simultáneamente, la ciudad conoció que la Hermandad de las Angustias tan acendradamente enclavada en el sentido jerezano, celebra este año sus Bodas de Diamante, por tanto para una cofradía que, pese a la extraordinaria conmemoración, ancló su presencia en la calle en su ascetismo, su seriedad de siempre, su sencillez testimonial, no exenta de esa impar categoría pero elegantemente apartada de toda exuberancia.

De hecho no aparecieron estrenos entre las negras filas de sus nazarenos –más de cuatrocientos un año más-, ni tampoco en ese paso que, en su momento, tallara para esta cofradía de los Siete Puñales Guzmán Bejarano. Tan sólo se dispuso para este año en el paso el arreglo y retoques en el dorado por parte del artesano jerezano Rodrigo Daza.

Por lo demás, sin más novedades que el espíritu renovado que cada Domingo de Ramos se asoma tanto al espacio abierto de su plaza, sobrevolada por las palomas cuando a las siete de la tarde la cofradía aparece, como a la estrechez de Higueras. Otras estrecheces deseadas se quedaron, de recogida en el tintero de lo soñado pero no cerrado –léase el pretendido paso por Alameda Vieja, San Agustín, Santa Cecilia, San Miguel, callejón de los Santos, Doña Felipa…–. Por ello fue posible encontrar a la virgen al pie de la cruz, por donde siempre cumpliéndose fielmente la tradición –Monti, Arenal, Corredera...–

Así enlutada, como la “Mater dolorosa y lacrimosa” que canta el Stabat, Nuestra Señora de las Angustias acudió un año más a la cita con tantísimos devotos como tiene una imagen que es felizmente, Matriarca incomparable de esos severos penitentes de cera negra. Luto siempre en sus vestimentas –con esa saya negra que le fuera confeccionada en Córdoba y su manto bordado–, la Virgen fue la Reina de los silencios del Domingo de Ramos, Madre de los convocados a la penitencia severa, Señora de las Bodas de Diamante de su cofradía, deliciosa cuando ya de noche llego el momento de reencontrase con Ella entre los naranjos de la Corredera y acompañada por los últimos cantos de la escolanía del Oratorio Festivo.

LA IGLESIA

Los arreglos de la sede impidieron los estrenos.

Distintas tareas de impermeabilización y pintura acometidas estos meses atrás en la Iglesia de Nuestra Señora de las Angustias impidieron ayer otros estrenos en una corporación penitencial que, por otra parte, tampoco hace habitualmente ostentación de grandes novedades al llegar cada Domingo de Ramos, haya o no esos arreglos extraordinarios que mencionamos. Consten los trabajos que vienen a merecer mención en un año en el que la conmemoración de las Bodas de Diamante vendrá también a colocar en el costado del templo, ya en la calle Porvenir, un pequeño monumento al Padre Juan Torres Silva.

 

En los próximos días


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar