Los estatutos de 1725 E-mail
Domingo, 03 de Agosto de 2014
Indice del artículo
Los estatutos de 1725
Página 2
Página 3
Página 4
Todas las páginas

El documento más antiguo que actualmente posee la Hermandad es una copia de 1807 de los estatutos de 1725 y sus añadidos posteriores. Nunca, en ningún medio, se han publicado íntegras estas Reglas, que fueron custodiadas por el hermano Manuel Reina hasta su fallecimiento.

CONSTITUCIONES
DE LA ANTIGÜA REGLA
DE LA HERMANDAD
de nueftra Señora de las
ANGUSTIAS
de ésta Ciudad de Xerez de la Frontera

nuevamente recopiladas y añadidas, en virtud de licencia del Señor Provisor y Vicario General de la Ciudad y Arzobispado de Sevilla

En el nombre de la Beatíssima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas; y un solo, inefable, y omnipotente Dios verdadero; y de la Santissima siempre Virgen María Reyna de Cielo y Tierra, Madre de Dios y Señora nuestra. Nosotros los Hermanos Mayores, el Mayordomo, y otros muchos Hermanos de esta Venerable Hermanad de nuestra Señora de las Angustias, fundada en su Iglesia Capilla, que con el mismo título está situada extramuros de esta Ciudad de Xerez de la Frontera en la Collacion de la Yglesia Parroquial del Sr. San Miguel calle de la Corredera, pretendiendo establecer los capítulos que deben exponerse en la Regla que queremos formar nuevamente, por haberse perdido con el transcurso de muchos años la antigua que ésta Hermandad tenía: y deseando en todo el mayor acierto, para que nuestra operaciones merezcan la aceptacion de Dios Nuestro Señor y de su Sacratísima Madre nuestra especial Abogada y protectora, y precaviendo que las constituciones de la expresada nueva Regla no padecieran en la opinion comun la nota de introducciones, o novedades voluntariamente discutidas por nosotros, parecimos ante el Sr. Provisor y Vicario General de Sevilla, Juez Ordinario de este Arzobispado, y por peticion que presentamos el día doce del mes de Diciembre del año proximo pasado de de mil setecientos y veinte y quatro representamos a Su Señoría la perdida de nuestra antigua Regla, y le hicimos relacion de los actos y exercicios que de inmemorial tiempo a esta parte se han observado en esta Hermandad, como estatutos de dicha Regla antigüa, y pedimos comision a dho. Sr. para hacer informacion de testigos y probanza de instrumentos sobre lo referido ante el Señor Vicario de esta Ciudad, y por presencia de Notario que de ello diese fe, la qual se nos mando librar; y en su virtud probados plenisimamente con mucho numero de testigos de muy crecida edad, y todos libres de qualquier excepcion, y con testimonios de los libros, papeles, y Bula pontifical que se hallaron en nuestro archivo, estar erigida, fundada y aprobada esta Hermandad de tiempo inmemorial, y ser invariable y segura tradicion que los actos y exercicios que actualmente se practican y siempre se han practicado en ella, son los mismos establecimientos que por la antigua regla se mandaban observar: en cuya vista, y de la suplica que hicimos a dho. Señor Provisor, pidiendo licencia para formar Regla nueva, reduciendo en ella a forma autentica las constituciones que estaba justificado haber contenido la antigüa que del todo se había perdido y extinguido con el tiempo, su Señoría por decreto del día diez de Enero de este presente año de mil setecientos y veinte y cinco refrendado de D. Juan Breton Muñoz Notario Mayor de su tribunal, fue servido de declarar por justificados todos los actos y exercicios de Hermandad, que habíamos relacionado y propuesto, concediendonos licencia para que juntos en la forma, y donde lo acostumbramos formasemos nueva regla con los capítulos que nos parecieran convenientes, y executada, se llevase a Su Señoría para su aprobacion. Mediante lo qual, y que nuestro ánimo y devoto zelo se dirige unicamente a disponer y ordenar en dha. nueva Regla lo que mas pueda ser del agrado de Dios nuestro Señor, y para mayor culto y veneracion de Maria Santisima de las Angustias nuestra titular y Patrona y aumento de su Hermandad; teniendo ya discurrido, tratato y confenido entre novostros mismo lo que debemos prevenir para que se logre tan santo y piadoso fin, y el modo y circunstancias con que conviene establecerlo para su mas puntual observancia ahora por nosotro y los tiempos venideros por los Hermanos que nos succedieren, ordenamos y constituimos los capitulos siguientes.

Capitulo 1º

De los Hermanos Mayores de esta Hermandad y del tiempo y circunstancias de su eleccion y la del Mayordomo y Secretario


La mas loable y bien fundada maxima que con probable seguridad facilita el acierto en el govierno de las Repúblicas, Congregaciones y demas comunidades, ha sido y es la eleccion ó nominacion de personas, que regalando su arvitrio por las leyes, reglas y estatutos que deben observar los que estan á su cárgo, obtengan la Direccion de estos, teniendose los que asi son nombrados por superiores y cabeza de los demas, para evitar por este medio la confusion que siempre causa la multiplicidad de dictamentes: por lo qual anhelando esta Hermandad por el lógro de su mejor direccion, quietud de sus hermanos, y principalmente por el aumento y felicidad de ella, de que se debe esperar el mas debido culto a Maria Santisima nuestra Señora, y mayor decencia de su Yglesia Capilla, establecemos, que de aqui adelante se observe invariablemente la eleccion de Hermanos Mayores y Mayordomo en la forma que hasta ahora se ha executado, como precepto de la antigua Regla, eligiendo a el mismo tiempo un hermano, á quien se le confiera el oficio de secretario; y para esto se juntaran es esta nuestra Yglesia Capilla todos los Hermanos que no estubieren legitimamente impedidos, el primero de los tres dias de Pasqua del Espiritu Santo, siendo llamado á campana tañida por el Capellan de esta Hermandad, quien por ninguna causa que para ello tenga, hará señal en otra forma que la referida, atento a que basta esta convocacion se execute por el toque de la campana de esta Yglesia Capilla sin la indecente circunstancia que solía executarse, pregonando con campanillas de mano por las calles de la Ciudad la celebracion de estas elecciones, por desdecir esto de la solemnidad de tan serio acto: y habiendose hecho señal la noche del sabado víspera de dho. primero dia de Pasqua por espacio de una hora antes del tóque de las ánimas, y despues el mismo día desde las dos de la tarde hasta que con efecto esten justos los hermanos, se dará principio á la celebración del cabildo de elecciones, haciendo devotamente oracion a Maria Santisima, que estará descubierta con el numero de luzes que se pudiere; y acaba ésta devota ceremonia, se entrará la Hermandad á el quarto que para esto estubiere destinado, donde sentandose ordenadamente, precididos de los Hermanos Mayores, Mayordomo y Secretario, el Hermano Mayor Sacerdote exortará con la brevedad y eficacia posible á todos los congregados, hacienles presente la obligación que tienen de elegir para estos oficios á los que les parecieren en verdad y en conciencia ser mas á propósito para cumplir con las obligaciones de sus ministerios: despues de lo qual el Secretario publicará á la Hermandad el escrutinio hecho por los Hermanos Mayores y Mayordomo que hubiesen sido aquel año, en el qual se propondran precisamente nueve hermanos, que á lo menos haya dos años que lo sean y consten escritos en los libros de esta Hermandad, siendo propuesto en primer lugar el Hermano Mayor actual sacerdote, y con él otros dos hermanos sacerdotes: y despues el actual Hermano Mayor seglar con otros dos hermanos tambien seglares: y para mayordomo irá propuesto el que actualmente lo fuere, y otros dos Hermanos seglares: y executada la referida diligencia, para que se lógre el secreto y fidelidad que debe intervenir, tendrá el Secretario delante de sí una mesa, y en ella el libro de los cabildos, y el papel del escrutinio, donde apuntará á cada uno de los propuestos los votos que secretamente le fueren dando los Hermanos: y para hacerlo, cada uno de ellos dexará su luar, y llegandose á la mesa le dirá al Secretario los nombres del Sacerdote y seglar por quienes vota para Hermanos Mayores, y del Hermano seglar por quien vota para Mayordomo: y el Secretario irá apuntando a cada uno de los propuestos en el escrutinio los votos que le fueren dando: y acabado de recibir todos, apuntará la cuenta de los votos que cada uno hubiere sacado, y los leerá a la Hermandad con separacion y claridad, publicando los dos que por haber sacado mayo numero de votos, quedan electos en el oficio de Hermanos Mayores uno sacerdote y otro seglar, y del mismo modo qual de los propuestos para Mayordomo queda electo en este ministerio tambien por mayor numero de votos. Executado lo referido, el Hermano Mayor sacerdote que cumplio, y no el nuevamente electo, dexará su lugar, y tomando el del Secretario, leerá á la Hermandad el escrutinio que él y sus compañeros hubieren hecho para el oficio de Secretario, proponiendo con el que lo fuere actual otro dos Hermanos; con cuya diligencia repetirán todos la de votar por el que les pareciere que conviene en la eleccion de Hermanos Mayores y Mayordomo: y habiendose acabado de recibir todos los votos, el dicho Hermano sacerdote afustará la cuenta de los que tubiere cada uno de los propuestos, y la publicará expresando en quien resulta hecha la eleccion de éste oficio por mayor numero de votos. Despues de lo qual se dará fin á éste acto, escribiendo el Secretario, que recibió los votos para la elecion de Hermanos Mayores y Mayordomo, en el libro de los Cabildos el que ante él se ha celebrado aquel dia, y lo firmarán los Hermanos Mayores habituales, y el dicho Secretario: á continuacion de cuya partida escribirá el Hermano Mayor habitual sacerdote la elección que se celebró ante él para el oficio de Secretario, y la firmará con sus compañeros. Y fenecidas las expresadas funciones volverá toda la Hermandad a la Yglesia, donde puestos de rodillas diran una Salve a María Santisima en voz alta.

Capitulo 2º

De la obligacion y cargo de los Hermanos Mayores


Desde luego que se tengan por electos los dos Hermanos Mayores, uno sacerdote y otro seglar en la conformidad que en el capítulo antecedente queda dispuesto, será de su precisa obligacion atender á el govierno y direccion de esta Hermandad, arvitrando como les pareciere que mas conviene para su aumento y principalmente para el de el mas decente culto de Maria Santísima, y correspondiente aséo de esta Yglesia Capilla, facilitando para la manutencion y conservación de ella las limosnas que fueren precisas, y dando á el capellan las disposiciones mas proporcionadas para el lógro de lo referido, pidiendo en todo lo que ocurriere, su dictamen á el Mayordomo, por ser este igual en voto y facultad con los Hermanos Mayores. Y de éste modo mandarán los tres lo que se debiere executar celebrando los cabildos particulares que para ello fueren necesarios, sin otra concurrencia que la de el Secretario, en el qual podrá substituir su facultad y jurisdiccion qualquiera de los dos Hermanos Mayores que se hallare ausente ó con otro legítimo impedimento, y lo mismo podra executar el Mayordomo.

Capitulo 3º

De las obligaciones del Mayordomo


El Mayordomo de ésta Hermandad es un arquero o receptor de las limosnas, alhajas y ornamentos de esta Yglesia Capilla, igual en voto y autoridad con los Hermanos Mayores; por lo qual se debe conferir este oficio á un hermano de mucha inteligencia y fidelidad, atento á estar á su cuidado la mayor parte del trabajo que en ésta Hermandad puede ofrecerse: y su obligacion, segun se ha observado hasta aquí y queremos se practique en adelante, consiste en que luego que se haga el acto, reciba de el Mayordomo que hubiere cumplido el inventario de las referidas alhajas y ornamentos y en presencia de los Hermanos Mayores nuevamente electos y de los que dexaron de serlo, como tambien del nuevo Secretario y del que hubiere salido, se haga reconocimiento de dhas. alhajas, cotejandolas con la relacion y expresiones del inventario, y anotando en él el estado de las que se hallares mejoradas o deterioradas desde el año antecedente, para que asi le sea mas facil su comprehension, y menos gravoso dar quenta de todas ellas a los Señores Visitadores ordinarios de este Arzobispado. La formalidad con que se executará, ordenamos que sea formando un libro con pergamino y rótulo que diga: Ynventario de alhajas y ornamentos, donde se escriban todas la alhajas de plata y oro vestidos de nuestra Señora y ornamentos de la Sacristía y a continuacion se certifique por el Secretario, estar entregado en todo el Mayordomo, firmando ésta certificacion los dos Hermanos Mayores, el Mayordomo y Secretario, cuyas diligencias se repetirá en la misma forma siempre que se haga eleccion de oficios. Y cada seis años que es el tiempo en que podran consumirse los ornamentos ó hacerse de nuevo, se pondrá en limpio nuevamente el inventario á continuacion de lo que hasta alli se hubiere escrito en el mismo libro, y se expresaran las alhajas y ropas que estuvieren existentes, sin hacer mencion de las consumidas, respecto de que ó ya se habra dado quenta de ellas á el Sr. Visitador, ó es dará en las primera visita siguiente, pues quedando siempre la razon de lo que se hubiere consumido, en el inventario antigüo, no necesita el Mayordomo de ninguno otro recado para responder cn suficiente justificacion en la visita. Asimismo se observará de aqui adelante por el expresado Mayordomo la formalidad que siempre se ha practicado en la percepcion y distribucion de las limosnas formando puntual cuenta de ella en el libro de visitas que tiene esta Hermandad; y estando corregidas y firmadas por los Hermanos Mayores y Secretario, será del cargo del Mayordomo acudir con el dicho libro ante el Señor Visitador de este Arzobispado, para que executada la inspeccion y reconocimiento de dhas. cuentas, se consiga su aprobacion. Y el Mayordomo que ahora es, ó en qualquiera tiempo fuere estará entendido de que ésta Hermandad no intenta con la formalidad referida imponer obligacion de responder puntualmente por los bienes y alhajas que constaren de el inventario y de la certificacion de su entrego, pues todo lo que al presente tiene y tubiere esta Yglesia Capilla y su Hermandad se ha de guardar y recoger en ellas; y si, lo que Dios Ntro. Sr. no permita, por alguna causa que no pueda reparase facilmente sobreviniere alguan pérdida sin culpa ni fraude del Mayordomo no será de su cárgo la satisfaccion, pues no fuera justo que tubieses sobre sí semejante gravamen la aplicacion con que la piedad de los Hermanos, que son promovidos a este oficio, se expone a trabajar en obsequio de Maria Santisima, y en alivio de la Hermandad.

Capítulo 4º

De el oficio y obligaciones del Secretario


Por no haber criado esta Hermandad el oficio de Secretario en uno de sus Hermanos, se ha experimentado en muchas ocasiones suspenderse, o dilatarse los Cabildos, interin que se hallaba alguno de los Escribanos del Numero de ésta Ciudad, que asistiere presente á ellos motivando este desorden conocido desaliño y falta de formalidad en los libros y papeles de el archivo, pues como de ellos mismos se evidencia, estan por firmar algunos Cabildos, y lo que peor es, que muchos de ellos nunca se escribieron en el libro donde correspondian, de que se debe temer suceda alguna grave equivocacion, por ignorancia de las cosas que por la Hermandad se acordaren: por lo qual, usando de la facultad que nos concedio el Señor Provisor de este Arzobispado, por su auto del dia diez de Enero de éste presente año para que formasemos ésta Regla en el modo y con los capitulos que nos parecieran convenientes, ordenamos que sin embargo de no estar prevenido semejante oficio por nuestra Regla antigua, se crie y haga eleccion de un hermano que lo sirva en la forma y como se manda por el capitulo primero de esta Regla: y luego que esté electo dicho Secretario, se le entregará una de las llaves del archivo de papeles, quedandose con otra los Hermanos Mayores, o el Mayordomo, los quales concurriran con el Secretario, siempre que se necesite de abrir dho. archivo. Será obligacion del Hermano que obtubiere éste oficio, escribir en lso libros de Hermanos á las personas que quisieren entrar a serlo en esta Hermandad: y tambien escribir los inventarios de bienes y alhajas, y asistir personalmente a todos los cabilgos asi generales como particulares, y escribir en el libro de ellos lo que se determinare, firmando cada partida de su nombre y apellido, y poniendo sobre la firma Ante mi, y debaxo de ella Secretario. Y quando la Hermandad otorgare algun instrumento público, tomará razon de él en el libro de Cabildos el Secretario con clara expresion de su fecha, y circunstancias notables que contubiere, y de el Escribano o Notario, ante quien se celebráre. Y si algun hermano o persona devota hiciese donacion a nuestra Señora de alguan alhaja será obligacion del Secretario escribirla en el libro de los inventarios, haciendo expresion de su peso, hechura, y valor, si fuere de oro, plata, ó piedras preciosas: y si fuere alguna tela para ornamentos, mencionará su color y calidad, teniendo especial cuidado de apuntar en la misma partida el nombre de la persona que hiciere semejante limosna, si no no es que ella misma no lo permita, queriendo ocultar su buena obra por alguna razon de humildad ó otra semejante que para ello tenga; en cuyo caso solo expresará lo preciso, para que conste la alhaja o limosna aumentada, omtiendo todo lo que pueda ocasionar el que se venga en conocimiento del bienhechor: y el hermano que exerciere este oficio tendra voto en los cabildos generales como otro qualquiera hermano de esta Hermandad sin preeminencia, ni prerrogativa alguna, pues esto solo se concede á los Hermanos Mayores y á el Mayordomo: y en los cabildos particulares no tendra voto alguno si no es que los Hermanos Mayores y Mayorodmo quieran voluntariamente pedirle su dictamen por considerarle alguna inteligencia ó práctica en las cosas que se trataren, o si no sucediere, substituirlo en su lugar alguno de los Hermanos Mayores, ó el Mayordomo, como se les permitieren en el capitulo segundo, por que en éste caso será igual á los que concurrieren á el Cabildo particular.



 

En los próximos días

Solemne Besamanos Extraordinario

Entre los días 18 y 22 de Octubre de 2017


Último boletín

Boletín informativo "Sietecuchillos"


Número 6 – Febrero/Mayo 2016

Domiciliación bancaria

Para domiciliar las cuotas de Hermano en su banco, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Tesorero.

Correo electrónico

Para recibir las cartas de la Hermandad por correo electrónico en lugar de recibirlas por correo ordinario, descargue el modelo de autorización y devuélvalo firmado al Secretario.

Imágenes al azar